06 ☛ La falta de inspiración y el bloqueo creativo: Cómo seguir adelante #ECDD

En este sexto episodio de El Club del Dibujo te hablaré sobre uno de los enemigos más habituales del ilustrador. Ese ser que se cierne por detrás tuya, escalando poco a poco tu espalda, y que si te agarra con fuerza, puede hacer que no puedas producir ni un dibujo durante un buen tiempo. Hoy te hablaré sobre la falta de inspiración, o mejor dicho el bloqueo creativo.

En este episodio colaboran Ana Oncina y Paola de Miss Little Zombie.

Puedes escuchar el programa en:
· Ivoox · iTunes · Google Podcast · Youtube · Spotify ·

Recomendaciones del programa:
· Artista 24/7
· 28 – Bloqueo Creativo: Cómo salir del bloqueo creativo en el arte y en la vida

Canción de este episodio: I Fought The Law de Bobby Fuller Four

 

· Los 5 Porqués de Toyota

los 5 por que de toyota
Diagrama basado en la infografía de www.filocoaching.com

 

Transcripción del podcast:

En la transcripción del programa no incluye las colaboraciones de otros profesionales. Si quieres disfrutar de ellas, escucha el programa en audio.

Este es el sexto episodio del Club del Dibujo, un podcast sobre el mundo de la ilustración y la profesión de ser dibujante. Estamos en la mitad de la primera temporada. Esto nunca te lo he comentado pero El Club del Dibujo se organizará en temporadas de 12 episodios. Así podré analizar cómo ha ido el podcast durante este tiempo, y podré tomar decisiones adecuadas según el resultado de estos. Por eso es tan importante tus comentarios y feedback. Saber que opinas y que debo mejorar hará que este podcast crezca.

Y en el capítulo de hoy te hablaré sobre uno de los enemigos más habituales del ilustrador. Ese ser que se cierne por detrás tuya, escalando poco a poco tu espalda, y que si te agarra con fuerza, puede hacer que no puedas producir ni un dibujo durante un buen tiempo. Hoy te hablaré sobre la falta de inspiración, o mejor dicho el bloqueo creativo.

Este tema habéis sido muchos lo que lo propusisteis desde el episodio piloto. En concreto fueron dos los que primeros en comentarlo: Hugo del Estudio Chirrikenstein y Jenni Conde Rojo. Hugo del Estudio Chirrikenstein es un ilustrador artesanal de Granada especializado en serigrafía y dibujo old school. Puedes ver su trabajo en www.estudiochirrikenstein.com. En cambio Jenni Conde Rojo conocida por JenniC es ilustradora y diseñadora de Cantabria que trabaja en un amplio abanico de proyectos pero que está especializada en cómic. Pásate por www.jennulus.tumblr.com y disfruta de su obra. Los dos tienen unas obras muy interesantes. Muchas gracias Hugo y JenniC por proponer este tema, espero que os guste. Además, ellos dos me propusieron muchísimos más temas, así que seguro que escucháis sus nombres más de una vez por aquí.

Y bueno, el tema a tratar en este episodio fue algo que uno de los asistentes del evento #ComboiAPIV que organiza cada mes la APIV, la Asociación de Profesionales de la Ilustración Valenciana, preguntó. Tenía dudas sobre qué hacer cuando falta la inspiración y la verdad es que vi interesante que tratamos este tema en un programa.

Pero antes de ponerme con el tema, te recuerdo que en este club venimos a contar nuestras experiencias y yo te voy a relatar la mía. No es una verdad absoluta. Es muy posible que no tenga nada que ver con la tuya o con la de otros, pero fue mi realidad. Espero que te sirva o encuentres lazos comunes en mi relato. Son conclusiones personales que nacen de preguntas y dudas, que normalmente me llevan a otras tantas. Como bien he dicho, voy ha hablar sobre la falta de inspiración o el bloqueo creativo. Y voy a remarcar este segundo, el bloqueo creativo, ya que personalmente no creo en la falta de inspiración. Me explico. Creo que la inspiración existe, pero no es un parámetro que tengamos que tener en cuenta en nuestro día a día para poder trabajar.

La inspiración es ese momento en que ciertas cosas se ponen en línea y nos ayudan a estar más motivados y productivos. Puede que algunos le den forma de musa, de toque angelical o de aparición de Dios. Pero yo creo que es una suma de circunstancias que no podemos controlar de manera total o, por lo menos, de manera consciente. Es la unión de una buena disposición por nuestra parte, a factores externos de experiencia visual, de concepto o sencillamente sentimental, que nos hacer ver un proyecto desde otro ángulo, lo que nos permite ser más eficientes al abarcarlo. Pero de la inspiración, y de cómo encontrarla, no voy ha hablar ahora. Podemos dejar esto para otro episodio. En este quiero tratar sobre el mal dicho o usado “Falta de inspiración”, que realmente es el bloqueo creativo. La inspiración no falta, la inspiración se encuentra. Al bloqueo se llega, y si no somos conscientes de ello y no tenemos unas herramientas adecuadas para salir de él, es muy posible que nos estanquemos con un encargo y que no llegue a buen término.

La inspiración no te bloquea, te da energía para crear. Te motiva. Es una herramienta de creación. En el otro lado está el bloqueo. Que te impide tomar decisiones. Te inutiliza para seguir trabajando.

Así que realmente hablaré sobre el bloqueo. Pero en el día a día hay muchos tipos de bloqueos: el bloqueo creativo, el bloqueo por exceso de trabajo o el bloqueo por temas existenciales y sociales. Pero yo me voy a focalizar en el primero: el bloqueo creativo. Como ya he dicho, el bloqueo creativo, te inutiliza. Hace que entres en un estado de pérdida de realidad donde nuestra toma de decisiones se ve afectada y no podemos seguir adelante por culpa de ello. Perdemos de manera temporal la capacidad de crear.

Cuando la he sufrido en algún proyecto en Squid&Pig ha sido muy frustrante, y más cuando hay fechas y deadlines que cumplir. Aunque le pegara más horas de trabajo. De más bocetos, de más ideación, no salía. Normalmente los bloqueos siempre han sido en fases iniciales, las más importantes, donde el concepto o idea aún no está decidida del todo, y esto impide continuar. Pocas veces me he bloqueado en fase de producción, es decir, en fase de hacer la obra gráfica en sí.

Es verdad que a mi me es más difícil conceptualizar y dar forma a las ideas. Cuando la tengo bajada y aprobada por el cliente, solo falta que el apartado gráfico, que ya viene definido por mis estilos, que encajen y funcionen. Y como los clientes normalmente me buscan, ya sabes que acabado plástico aproximados van a tener.

¿Es este tu caso? ¿O también tienes bloqueos a la hora de dibujar la idea? ¿de colorearla o arte finalizarla?

Te he hablado sobre lo que es un bloqueo. Personalmente creo que es fácil identificarlo, ya que pienso que es muy evidente cuando nos pasa. La sensación de frustración es tal, que enseguida somos conscientes de que estamos en uno. Pero vamos, sencillamente si notas que esa ilustración que debía salir hace dos días sigue estando sobre la mesa, no llegas a cerrarla y no sabes el porqué, es muy posible que sea por un bloqueo creativo. Pero lo interesante a mi parecer no es saber que estás bloqueado, si no saber identificar el porqué del bloqueo.

Te voy a dejar una técnica para identificar el inicio del bloqueo que alguna vez he usado, sobretodo al inicio de la carrera como ilustrador, y como otras tantas, la conocí en mi recorrido como diseñador interactivo, sobretodo en producción y diseño experiencial: La técnica de los 5 porqués de Toyota. Es una técnica muy sencilla que sirve para resolver problemas buscando la raíz de estos. Sirve para explorar las relaciones de causa y efecto que hay detrás de un problema particular. La técnica fue originalmente desarrollada por Sakichi Toyoda y fue usada dentro de la famosa marca de motor Toyota durante la evolución de sus metodologías de fabricación. Y la técnica es tan sencilla como preguntarse el porqué del problema de forma constante. Un mínimo de 5 veces. Es decir, preguntaremos el porqué de nuestro bloqueo, e intentaremos analizar las causas de ello, y cuando tengamos una respuesta evidente, volveremos a preguntar el porqué de esto, y así hasta 5 veces, aunque este número es aproximado.

los 5 por que de toyota
Diagrama basado en la infografía de www.filocoaching.com

Os pongo un ejemplo:

· Tengo un bloqueo en un encargo de una portada para una revista. Así que me pregunto: ¿Por qué no puedo acabar de realizar la portada? Si lo analizamos llegaremos a lo mejor a varias respuestas, pero en este caso tomo esta hipotética respuesta: No tengo claro lo que hay que comunicar con la portada. De nuevo me preguntaría el porqué no tengo claro esto, y me llevaría que no tengo la suficiente información, me falta saber el tema que trata, por ejemplo. Volvería a preguntarme el porque me falta esta información y es la respuesta es que no ha habido un brief formal del encargo. ¿Veis por donde voy? El siguiente porqué nos llevaría a porqué falta un Brief y la respuesta sería que el cliente no nos ha pasado ninguno. Y eso nos llevaría al último porqué: ¿Por qué el cliente no nos ha pasado un Brief? Porque no se lo hemos pedido. Ahí está el problema. Así que ya tenemos la raíz de nuestro bloqueo. Tenemos que pedirle o realizar un brief del encargo y partir de ahí realizarlo adecuadamente.

Este es solo un ejemplo básico. Os puede sonar algo evidente, pero es una técnica sencilla para ver errores de manera rápida. Ya llevas unos episodios escuchándome y sabes que uso mucho técnicas de análisis. Saber los parametros que te han llevado al bloqueo son de mucha utilidad. Igual que la inspiración no es un toque divino, sino que es una correlación de circunstancias que nos motiva, el bloqueo tiene unas pautas que, si se controlan y no dejamos que nos inunden, hará que no llegue. Es como esa jaqueca que notas que viene y que con una aspirina o ibuprofeno frenas antes de que explote la cabeza.

Después de estos años de experiencia, personalmente, identifico dos tipos de parámetros para analizar el bloqueo: El encargo y a mi mismo. En estos dos puntos creo que encuentro el problema de todo. O es ajeno, dado por la situación. O es por mi culpa. Te enumero 5 puntos en cada caso, empezando desde el ángulo del encargo:

01- FALTA O MALA INFORMACIÓN DEL ENCARGO: Como en el ejemplo que te he puesto en la Técnica de los 5 Porqués de Toyota. Cuando el encargo a realizar está mal definido, tenemos muchos caminos o soluciones para el proyecto. Esta libertad a la hora de llevar a buen término la ilustración nos dará problemas. ¿Qué estilo uso? ¿Qué debo comunicar? ¿He entendido el concepto que debo ilustrar? o peor ¿Hay concepto? ¿A qué público objetivo va? ¿Cuál es su formato? ¿A qué medios va? ¿y su tamaño? Hay muchos parámetros a medir y decidir, y si nuestra comunicación con el cliente no ha sido buena, lo más normal es que no sepamos qué se necesita y no podamos decidir con criterio. A ver, podemos decidir por instinto o a lo loco, pero esto es muy arriesgado y poco profesional. Si tenemos todo claro, normalmente los bloqueos no acecharán.

02- NO SABER LO SUFICIENTE O NO ESTAR PREPARADO: Que el proyecto esté fuera de tu círculo de confort. Es decir, que aceptemos un encargo que esté muy alejado de lo que normalmente hacemos o es un encargo donde nuestra experiencia o técnica no llegue. ¡Ojo! No digo que no aceptes encargos con un desafío ya sea conceptual o de técnica, pero se debe saber mesurar lo lejos que está esta meta y si podemos llegar a ella en el tiempo que tenemos. En más de una ocasión me ha entrado trabajos con partes de disciplina que no conozco o que ya no controlo. Un caso es, por ejemplo, realizar la página web después de realizar un cartel o diseño de personajes. Si lo acepto, porque el presupuesto es muy atractivo, es muy posible que no sea capaz de dar la talla, ya que mi disciplina principal es la ilustración, y hace años que dejé el codeo web. En estos casos, lo más inteligente y profesional es hablar con el cliente y ofrecerle una alternativa, por ejemplo, teniendo un grupo de conocidos, amigos o otros profesionales que trabajen bien contigo y que tengan estos perfiles. Un win/win para todos. Si por contra, lo aceptamos y no sabemos cómo abarcarlo, nos bloqueará, y es muy posible que nos afecte en nuestra autoestima profesional, además de poder quedar mal con el cliente.

03- EL ENCARGO ESTÉ MAL PRESUPUESTADO: Ya sea económicamente o por tiempo. Esto es complejo de explicar. A veces me ha ocurrido, sobretodo al principio, que cuando valoraba un proyecto y no lo hacía bien, por inexperiencia, y de pronto era mucho trabajo para le precio que era, o tenía que entregar en fechas irreales, normalmente tenía un bloqueo absoluto y el estrés no me dejaba continuar. Solo pensar en lo que tenía que hacer, ya me agobiaba y de forma automática, posponía el inicio de trabajo. O sencillamente rendía mucho menos. Ahora, por suerte, ya no ocurre, ya que tengo experiencia tanto laboral, como de conocerme, y si por alguna de aquellas me entra un trabajo de este tipo, o le digo que no, o si ya está aceptado, me lo saco lo más rápido posible con la mayor calidad, pero dentro del tiempo y presupuesto acordado.

04- SOBRECARGADO DE PROYECTOS: Un error muy cercano al anterior, pero en este caso es aceptar muchos encargos y ser consciente que no pueden salir por que no hay suficiente fuerza de producción y tiempo para realizarlos. Yo tiendo a tener varios clientes a la vez, pero cuando llego a 5 proyectos a la vez, entro en un estado de agobio que me bloquea las ideas y, aunque puedo ser bueno y funcional produciendo la pieza, no soy tan rápido ni avispado llegando a la idea o concepto. Este puede que sea el bloqueo creativo más habitual en mi caso, ya que el miedo de no tener clientes me lleva a aceptar muchos encargos medios, que, llegado el momento, si entra uno grande, me desajusta todo y me bloqueo.

05- EL PROPIO PROYECTO NO SEA ATRACTIVO: Que no te motive lo más mínimo y lo hagas a desgana. Sobretodo por la tipología del encargo, más que por lo que haces. Hacer algo a regañadientes, por no haberlo rechazado a tiempo, nos bloqueará automáticamente para realizarlo de manera correcta y rápida. Sobretodo si el encargo toca temas políticos o de principios básicos que no compartas. Voy a ser extremista: imaginate que te entra un proyecto de un partido político al cual no comulgas, pero te hace falta el dinero. Es eso o bajar la persiana del negocio. En este caso, tu “Yo profesional” debería abarcar el encargo, pero tu “Yo personal” estaría en constante lucha, bloqueándote las idea de manera intencionada, o incluso de forma subconsciente. Yo soy partidario de poner líneas rojas a cierto tipo de trabajos, y no aceptar proyectos que no vibren o sean afines a ti. Pero entiendo que en ciertos momentos, sobretodo los malos, se tenga que realizar trabajos profesionales para poder comer. Sencillamente se debe ser consciente de ello.

Si os fijáis en este último es un 50% el encargo y un 50% el “Yo”, así que ahora vamos a ver unos cuantos puntos donde el “Yo” nos afecta a la hora de abarcar un encargo y nos bloquea:

01- EL SER JUZGADO: El vértigo de darle muchas vueltas sobre lo que dirán de tu obra. ¿Es buena? ¿Es mala? ¿Es lo que el cliente espera? ¿Funcionará?. Estas dudas, que no siempre son controlables y la única forma de saberlo es realizando el proyecto, o por experiencia, ya sea con el cliente o el sector, nos bloqueará porque sembrar dudas a lo que hacemos es el primer paso a no tener capacidad de decisión, anulándonos como ilustradores.

02- COMPARARNOS CON OTROS PROFESIONALES: Vivimos en una época que podemos ver lo que realizan cientos y cientos de ilustradores. Con más o menos experiencia. Con más o menos años a sus espaldas. Y es fácil compararse con profesionales que ya están en activo o que han publicado obras y proyectos geniales. Si caemos en el error de compararnos con ellos, es muy posible que nos dé un bajón, ya que normalmente seremos mucho más críticos con nuestra obra, ya que la conocemos al detalle, y nos fijamos en cada minucia. Por eso aconsejo que nunca te compares con los demás, sino contigo mismo. Si debes mejorar tu obra y ser mejor profesional es para ganar a tu “yo” del pasado. Este tema es muy distendido, si quieres que hablemos de cómo nos afecta el ser competitivo en nuestro trabajo, dímelo y lo podría traer a otro programa.

03- EL DUDAR DE UNO MISMO: Es decir, que nos afecte el llamado Síndrome del Impostor. No se si conocéis esto, pero muy resumido sería decir que es un estado donde el profesional es incapaz de ver sus logros y tiene un miedo persistente de descubrirse como un fraude. Cuando realmente está capacitado para ello, ya sea por sus logros o preparación. Personalmente el Síndrome del Impostor es algo que sufro muchísimo, a todos los niveles de mi vida, y mantenerlo a raya me es muy difícil. Desde cuando un cliente grande me busca para realizar un proyecto, hasta este mismo podcast que estás escuchando, que me plantea quién soy yo para contaros estas cosas cuando solo llevo cinco años dentro del sector de la ilustración. Todos estos miedos bloquean nuestra capacidad de creación, y bajan nuestro rendimiento.

04- SER PERFECCIONISTA: La perfección está bien. Es un buen camino a recorrer para llegar a la meta del proyecto. Pero tenemos que tener cuidado y que la perfección no sea la propia meta. La perfección no existe. Existe temporalmente para el que la observa y experimenta con ella, pero en un momento y situación concreta. Si nos centramos en ser perfectos, no pararemos de darle vueltas y vueltas a la ilustración, no llegando nunca a un fin, ya que al día siguiente, volveremos a ver problemas en la obra. Este tema es muy interesante y es casi seguro que os lo traiga próximamente más desarrollado al programa: ¿Acaso cuando acabas una obra no piensas que podrías hacerla mejor? ¿Y si tienes tiempo no la empiezas de nuevo? ¿Quieres controlarlo todo al dedillo? ¿Debe estar todo medido al milímetro? Todo esto podemos tratarlo en otro episodio, sencillamente déjame un comentario al respecto para saber que te interesa.

05- EL BLOQUEO DESPUÉS DE UNA ÉPOCA DE MUCHO TRABAJO: es algo que he comprobado en mi vida como autónomo freelance y que no me ocurría cuando trabajaba de asalariado en una empresa. No se si os pasa a vosotros o es algo mío personal, pero cuando he tenido una época de muchísimos encargos o de trabajo muy al límite, por ejemplo, 4 o 6 semanas de trabajo máximo para varios clientes, después de la entrega, mi cuerpo frena, y frena de manera extraña. Lo primero, que no puedo pasar del 200% al 0% y no se habituarme a una rutina normal o más tranquila, lo que me lleva a estar desquiciado y desajustado. Además, mi capacidad de crear se merma y visto con la perspectiva del tiempo, parece que en ese momento estoy en un túnel, solo viendo lo que está delante, pero no puedo enfocar y ver lo que tengo al lado, pasando inadvertidas ciertas salidas al proyecto más interesantes. Pero la mente va tan rápido y está tan cansada, que solo veo el final del túnel, no las otros caminos. Me es difícil de explicar la sensación. Supongo que es bloqueo por post-trabajo. Un bloqueo creativo por agotamiento.

Estos son los 10 puntos que quería mostrarte. Seguro que hay muchos más, pero estos son los que yo he identificado e intento controlar. Tener bajo control la frustración y esos pensamiento de no encontrar la salida, harán que seamos más consciente de nuestros procesos de trabajos y así poder mejorarlos para no caer en el futuro en malos hábitos o en errores que nos llevaran al bloqueo. Y ahora voy a hablarte de maneras de salir del bloqueo que yo uso. Son algunas soluciones ante el bloqueo, y algunas son muy sencillas. Voy a comentarte un listado y puede que sean evidentes, pero que pueden ayudarte a salir de él.

Lo primero, y que ya he comentado anteriormente, es el informate mejor. Esto me funciona muchísimo. Ver todo el encargo y sus necesidades me ayuda a ser más conciente del proyecto y sus metas. Otra manera sería el dejar el proyecto apartado temporalmente y hacer otras cosas, ya sea otros proyectos o saliendo del estudio. Cuando focalizamos mucho en un trabajo, perdemos el enfoque general y entramos en esta visión de tubo o túnel que antes te comentaba, que no nos permite ver más que una solución. Hacer otras cosas nos abrirá la mente, nos desbloquea el cerebro al ponernos a trabajar en otras cosas. Y el salir además nos dará inputs externos y experienciales que nos relajará y motivará nuestra capacidad de creación. Uno de los errores que sigo cayendo es trabajar intensamente e intentar después de una jornada dura, seguir teniendo ideas nuevas o conceptos buenos para un proyecto. Mi cerebro cuando entra en estado de trabajo, le cuesta salir de él y adaptarse a otro de manera rápida y eficiente. Saliendo, a pasear, con amigos, al cine, con la pareja o solos, nos relaja y nos da un respiro. Aconsejo muchísimo el hacer ejercicio. No hay nada más liberador que cansar al cuerpo. Puede que cuando acabes estés cansado y no puedas rendir a ningún nivel, pero si despues descansas tu cuerpo, estarás muy activo mentalmente. Por eso recomiendo siempre hacer ejercicio después de la jornada laboral, así rompes ese estado de concentración mental con un esfuerzo físico. Normalmente, cuando entro de nuevo al día siguiente, he tenido mi momento de desconexión y descanso que hará que mi cabeza pueda estar más oxigenada y sea capaz de ver el proyecto desde otro ángulo y esto me ayudará a saltar el bloqueo.

También sirve el redefinir el proyecto. A veces nos encontramos en un camino sin salida, ya que a lo mejor hemos tomado alguna mala decisión en el proceso, y eso nos lleva a un bucle de decisiones tomadas desde un mal ángulo. Pararse e ir a la raíz para redefinirla nos puede ayudar a desbloquearnos. Lo malo es el esfuerzo de empezar de nuevo, pero por suerte ya hemos recorrido ciertos caminos del proyecto. Otro ejercicio que me ha servido es el de hacer un minibrainstorming, una mini lluvia de ideas donde participe yo solo. Corta, rápida y muy loca. Intentar hacer que tu cerebro vaya uniendo ideas a lo loco y apuntarlas. Sin juzgarte, sencillamente dejarse llevar por tu intuición o sentimientos. Puede que estas ideas no valgan nada en un primer vistazo, pero el ejercicio te ayudará a salirte del proceso que te está bloqueando, encontrando pequeñas piezas o recorridos interesantes para ser vistos y analizados más profundamente.

Si te fijas, casi todo se centra en cambiar de ángulo de visión, ya sea por pensamiento o espacio. Este último también sirve de mucho. Recuerdo cuando trabajaba en publicidad, donde las ideas deben salir muy rápido, que nos cambiabamos de entorno cada nada para no bloquearnos. Cambio de habitación, de oficina o incluso salir a una cafetería, un espacio de coworking o cualquier otro lugar que nos librara del entorno habitual donde trabajamos, ya que, aunque tener un lugar adecuado para trabajar nos ayuda a crear rutinas, estas rutinas también son de pensamiento y procesos mentales, y cuando nos bloqueamos justo queremos huir de esto. Incluso recuerdo que para campañas grandes, de ámbito nacional o internacional, se usaba la técnica de aislamiento temporal creativo, es decir, alquilar un lugar alejado de la ciudad, preferiblemente una casa rural, sin inputs de ningún otro tipo relacionado con la profesión, y allí se trabajaba en el proyecto. Este cambio de espacio y de estructura oxigenaba la mente y desbloqueaba la creatividad. Evidentemente ahora no puedo permitirme alquilarme una casa así para mi solo. Pero si me podría escapar un finde a una casa familiar en un pueblo, de un amigo, o a un espacio diferente, como un coworking o un alquiler de espacios para conseguir el mismo resultado.

Ya me queda poco más que decirte, solo recomendarte que para ciertos bloqueos revises tus referentes, tus inspiraciones y observes a otros artistas, ilustradores o creativos en general. Veas sus procesos y estudies cómo llegan a resolver sus problemas de comunicación. Estudia. Estudia todo lo que puedas. A más estudies sobre el tema concreto que estés ilustrando, más información tendrás para poder resolver su forma gráfica. Y la última, pero no menos importante, duerme bien: necesitas descansar la mente para poder rendir. El descanso y el dormir es un parámetro importantísimo para tener agilidad mental. En mis años mozos, de estudiante y en mis 20s dormía una media de 3-4 horas diarias, incluso tuve durante un tiempo en mi descripción de chat, suena tan viejo esto de chat, la frase “Trabajando mientras los demás duermen”, pero hoy en día, ya con mis 30s rumbo a los 40s, mi ritmo de vida es diferente y necesito reponer energía. También os digo que casi seguro he acortado mi vida 5 o 6 años por este ritmo frenético cuando era más joven. No se lo recomiendo a nadie. Algunos se acortan la vida saliendo de fiesta, emborrachándose y drogándose. Yo en cambio me la acortaba estudiando, aprendiendo y trabajando. Cosas de frikis.

Pero después de toda esta pila de posible soluciones lo interesante es ir probando y encontrar las 4 o 5 salidas que te funcionen a los bloqueos. Cada proyecto tienen sus necesidades, pero si te conoces como persona y profesional, es muy posible que tengas un patrón de conducta mental que puedas atender según el caso. A mi me funciona mucho el salir a correr, tomarme descansos de días completos y apartar el proyecto y ponerme con otras cosas. ¿Cuál es tu manera de desbloquearte? ¿Como oxigenas tu cerebro para combatir el bloqueo creativo? ¿Conocías todos estas maneras de abarcarlo?

Y hasta aquí este episodio de El Club del Dibujo ¿Te ha gustado el programa? ¿Te ha parecido interesante mi manera de abordar un bloqueo creativo? Si te ha gustado este episodio recuerda darle una estrellita, un like, una recomendación o un comentario en la plataforma donde nos escuches. Esto hará que el Club del Dibujo sea más visible. Incluso puedes compartirlo o hablar de él entre amigos y redes sociales. A más gente conozca este club, más interesante será vuestro feedback. Te lo agradecería muchísimo. Para poder mejorar y hacer de El Club del Dibujo un lugar mucho mejor e interesante hazme llegar tus comentarios. Te animo a que me lances un tema directamente como hizo Hugo y JenniC y así crear programas interesantes para todos. Yo espero hablar sobre varios temas: sobre la profesión: tarifas, el mundo freelance, el valor de nuestro trabajo. Sobre nosotros mismos: la crítica a nuestra obra, la motivación o el miedo.

Incluso entrevistas o colaboraciones. Pero si quieres que hable de un tema en particular, o alguna duda que tengas, envía un mail a elclubdeldibujopodcast@gmail.com. Prometo leerlos todos y que seas parte del podcast. Incluso si te te atreves a participar en un programa conmigo, contacta y lo hablamos.

Toca el momento de la recomendación. Esta vez voy a recomendar algo que ya te he comentado en el programa: la iniciativa de Paola y Osiris: Artista 24/7. Un lugar para encontrar artículos, cursos y contenido sobre marketing para artistas y emprendedores. En particular te voy a recomendar su podcast, que trata sobre los precios, el miedo, la gestión y demás temas que hemos tocado o tocaremos también por aquí. Y si te ha parecido interesante el tema de los bloqueos creativos, hace poco ellos realizaron un gran episodio llamado “Bloqueo creativo: así se sale del pozo” (su podcast número 28) donde dan muchísimos consejos que te pueden ayudar. Mientras que yo me centro más en el mundo de la ilustración, ellos llevan los temas de manera más general a cualquier persona creativa, ya sea artistas, diseñadores, ilustradores o emprendedores. Puedes encontrar todo su contenido en www.artista247.com así como en las redes sociales y comunidades más habituales: Apple Podcasts, Ivoox, Pocket Casts y en su formato estrella que es YouTube, ya que ellos graban el podcast con cámaras y puedes disfrutarlos mientras hacen el episodio.

Además quiero desde aquí agradecer el apoyo de Paola y Osiris a El Club del Dibujo. Desde el principio nos apoyaron compartiendo y publicando nuestros capítulos. Se perfectamente que este podcast no estaría funcionando tan bien si no fuera por su apoyo en las redes sociales. ¡Así que muchas gracias por ello! Y de paso quiero dar las gracias no solo a ellos, si no a todos los que hacéis el esfuerzo de compartir el podcast. Cada compartido es un pequeño altavoz que me ayuda a llegar a más ilustradores y amantes del lápiz: Muchísimas gracias.

Para finalizar te quiero recordar que El Club del Dibujo está en las comunidades de podcast más populares: iVoox, iTunes, Spotify y Youtube. Te agradecería muchísimo que si tienes un minuto, sacaras un momento para pasar por la plataforma que me estés escuchando y dejes una estrellita, un like, una recomendación o un comentario. Esto hará que el Club del Dibujo sea más visible en estas redes y lleguemos a más dibujantes.

Y me vas a tener que disculpar, pero ya se está haciendo tarde. Tengo que pasar unos stickers animados a lottie para que lo implementen los desarrolladores. Que uno tiene que ganarse sus lentejas. Si quieres, quédate un rato más, estás en tu casa. Pero recuerda cerrar la puerta al salir. Vuelve cuando quieras y conversaremos otro ratito. Te dejo con “I Fought The Law” de Bobby Fuller Four. Espero verte pronto. Nos escuchamos en El Club del Dibujo.


MANTENTE SIEMPRE ACTUALIZADO:

APÓYANOS:

Apóyanos!

TÁMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

ofnpodcast: Un podcast sobre diseño, ilustración, publicidad y cosas bizarras

COMPAÑEROS:

HOSTING PATROCINADO POR: